fbpx

Tipos de aceites de coco y sus usos

Te contamos los tipos de aceite de coco que existen según su producción, extracción y procesos de elaboración. Aprende cómo usar cada uno de ellos para sacarle el máximo partido a esta deliciosa fruta tropical.


El aceite de coco se está convirtiendo en la nueva moda y no nos sorprende
. Cada día se descubren nuevas propiedades y usos que lo hacen utilísimo tanto para cocinar como para el cuidado personal.

En la actualidad se producen diferentes tipos de este aceite. Saberlos diferenciar nos permitirá usarlos en diferentes ámbitos de nuestra vida de manera correcta. 

¿Para qué se usa cada tipo de aceite de coco?


Las asiduas a los productos de coco ya saben que podemos encontrar derivados de esta deliciosa fruta en diferentes formatos y en multitud de productos.

A muchas les gusta la textura del aceite sólido, y lo usan especialmente en los meses de invierno, mientras que otras lo prefieren a temperaturas mayores para manejarlo líquido.

Pero no todos los aceites de coco son iguales: unos se usan más para aderezar nuestros platos, por ejemplo, mientras otros son más idóneos para hidratar la piel.

En Todo Coco queremos mostrarte los diferentes tipos de aceites de coco que existen en el mercado y cómo puedes utilizarlos en tu vida cotidiana. Además, nos adentraremos en los beneficios que podemos obtener de cada uno de ellos y trataremos qué productos son los ideales según la ocasión y el uso que queramos darle. ¡Empecemos!

¿Qué tipos de aceite de coco existen?


Aceite de coco refinado

Este es el tipo de aceite más procesado. En el proceso de elaboración ha sido desodorizado y blanqueado. Se produce así para eliminar el sabor y el olor de la fruta original. El objetivo es beneficiarse de sus aportes nutricionales pero sin el peso de un aroma en particular, lo que permite ligarlo con otros olores más potentes, y que son lo que se quieren evidenciar.

Este tipo de aceite se obtiene de la pulpa seca de la fruta del coco y se le suele añadir algún aditivo químico para alargar su durabilidad o potenciar sus propiedades.

¿Para qué sirve? En la cosmética, se incorpora como elemento principal humectante en cremas y como acondicionador sin enjuague para las puntas del cabello.

En alimentación, es ideal para cocinar cuando no se desea tener olores frutales en la mesa. Al ser procesado, llega a un elevado punto de cocción y resiste hasta los 200° C, por lo que lo puedes freír, saltear y hornear sin que los platos queden impregnados de olor a coco, superponiendo otros en su lugar (cítricos o picantes, por ejemplo).

A continuación, te mostramos 3 artículos enriquecidos con este tipo de aceite. Clica sobre cada uno de ellos para obtener información del producto en Amazon.

 

Aceite de coco virgen

También conocido como aceite de coco extra virgen, aceite de coco puro o aceite de coco sin refinar. Está hecho de la leche de coco fresca y es un óleo que no se procesa para su refinación. En contraposición con el refinado, este tipo de aceite no pasa por ningún proceso de blanqueamiento ni es ligado con ningún aditivo externo. El aceite de coco virgen posee una viscosidad ligera, manteniendo el olor y el sabor natural del coco.

¿Cómo usarlo? Cuando lo cocines, trata de utilizarlo en platos que no excedan temperaturas máximas de 177° C. En el cuidado personal es muy usado en trastornos crónicos de la piel, dermatitis atópica y algunos tipos de eccema.

Además, al no necesitar ningún aditivo químico para su elaboración, mantiene altos niveles de sustancias antioxidantes, antimicrobianas, antiinflamatorias y cicatrizantes, por lo que su uso tópico es muy beneficioso para tratamientos que requieran de soluciones para el cuidado de la piel.

 

Aceite de coco fraccionado

Este tipo de aceite tiene una textura más ligera y se absorbe muy bien en la piel seca. Es por esto que lo encontramos en productos donde se busca la hidratación de la piel o el cabello.

¿Para qué sirve? Puedes usarlo como restaurador capilar y acondicionador para tu cabello, aplícalo en el cabello húmedo y déjalo actuar durante 30 minutos. Después, aclárate el pelo con agua tibia y como resultado obtendrás un cabello suave, moldeable y con brillo.

También puedes usar el aceite de coco fraccionado como desmaquillante y para el tratamiento contra el acné, aplicando unas gotas en algodón y luego en la superficie de la piel. Si tu piel muestra indicios de hipersensibilidad, diluye el aceite en agua antes de aplicártelo.

Su uso está ampliamente extendido en masajes e hidromasajes, aromaterapias y tratamientos donde el cuerpo libera toxinas y se busca la exfoliación de la piel, como en saunas y spas.

 

Aceite de coco virgen orgánico

Gracias a sus altos niveles de ácido caprílico y ácido láurico, este aceite es perfecto para la piel y los tratamientos capilares, en especial aquellos que necesiten efectos antivirales y antimicrobianos.

¿Cómo usarlo? Aplícate una fina capa de aceite de coco virgen orgánico por todo el cuerpo justo después de ducharte y tu piel lucirá hidratada, suave y con brillo durante todo el día.

El aceite de coco virgen orgánico también es idóneo como terapia anti-edad. Úsala antes de dormir aplicándola como mascarilla ligera sobre el rostro. Debido a sus propiedades revitalizantes y a que no sigue ningún proceso químico de fabricación, trata el envejecimiento prematuro y las arrugas de la piel de la manera más natural y eficaz posible.

 

Aceite de coco hidrogenado

El aceite de coco hidrogenado se produce a través de la técnica de prensado de la pulpa seca, es decir, no fresca como en otros tipos. Este tipo de preparación disminuyen aún más los bajos niveles de ácidos grasos insaturados que los cocos poseen, los cuales son saludables en mínimas cantidades, volviéndolo más blanco que transparente, y más sólido que líquido.

¿Para qué sirve? Las empresas que fabrican y elaboran jabones corporales, detergentes y líquidos para la higiene corporal son las que más utilizan esta forma de procesado. Es un modo de elaboración muy característico que conserva la pureza, el olor y las propiedades inherentes de la materia prima.

El aceite de coco hidrogenado es comúnmente usado en productos que ayudan al mantenimiento de telas delicadas, ya sean muebles o ropa, así como en detergentes para el hogar que combaten bacterias comunes y virus.

 

¿Qué tipo de aceite de coco es mejor?

La respuesta a esta pregunta variará dependiendo del uso que le queramos dar y el objetivo para el que lo necesitemos.

En aquellos momentos en los que queremos conservar todo el olor y sabor natural del coco, fresco y suave, usaremos aceites de coco virgen extra, orgánico y no refinado. Éstos, por la naturaleza de su proceso de elaboración, guardan más estas características naturales del coco. 

Estos tipos de aceite se caracterizan por haber llevado a cabo un proceso más natural y menos invasivo durante su elaboración para el consumo. En estas modalidades de aceites de coco conservamos más el sabor, el olor y el valor nutricional de la fruta original.

Por contra, pueden no tener la textura y manejabilidad adecuada para otro tipo de uso. Utilizarlo en ciertos ámbitos de nuestra vida será beneficioso, pero puede resultarnos incómodo.

Sin embargo, si lo que buscamos es conservar los beneficios propios del aceite de coco pero preferimos disminuir su olor o anularlo por completo porque tenemos pensado compensarlo con otros aromas más fuertes, nuestra opción serán sin duda los aceites de coco hidrogenado o refinado. 

¡Ojo! Que un aceite de coco sea refinado o hidrogenado no quiere decir que sea dañino. ¡Para nada! Con esta forma de procesamiento se modifican sus características externas (olor, sabor, textura), pero se mantienen sus propiedades para el uso en la alimentación, la salud y la belleza.

Descubre el champú de coco que mejor le va a tu cabello en nuestro catálogo de Cuidado Personal 🤗


Aceite de coco extraído en frío o Aceite de coco extraído con calor

A la hora de elegir un buen aceite de coco la consideración más importante que habría que tener en cuenta es que haya sido extraído en frío. La extracción en frío del aceite de coco es un proceso más natural, menos invasivo, con el que se conservan todas las propiedades nutricionales del coco, además de su sabor y olor natural, pero también más lento y más costoso.

Por su parte, la extracción con calor hace que la cantidad de aceite extraído por cada coco sea mayor, así que muchas empresas optan por esta vía a la hora de elaborar sus productos. 

En la actualidad, ninguna marca reconocida quiere verse señalada por utilizar este medio de elaboración en sus artículos. Esto traería muy mala prensa a su actividad empresarial. Por lo que la mayoría de empresas serias, especialmente aquellas comprometidas con la comercialización de productos naturales, organizan su sistema de producción siguiendo los patrones de la extracción en frío.

 

 

Ahora, cuéntanos. De todos los tipos de aceites de coco que hemos visto, ¿cuál es tu preferido? ¿Lo utilizas para aderezar tus platos o lo prefieres para esos momentos de relajación e intimidad? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Todococo.org es una gran comunidad y seguro que tus opiniones son útiles para otras lectoras 😊.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola 👋
Es un placer tenerte por aquí. ¿En qué podemos ayudarte? 🙂
Powered by